Después de haber subido el San Lorenzo (La Rioja) y el San Millán (Burgos), nos dirigimos en coche más al sur, a Guadalajara, para intentar subir al día siguiente su punto más alto, el Pico del Lobo (2272 metros), en la Sierra de Ayllón. Nos quedamos a descansar y dormir en Riaza, pueblo muy coqueto de la provincia de Segovia, casi en el límite provincial con Guadalajara, ya que decidimos atacarlo desde el puerto de la Quesera (También podíamos haber subido desde la estación de esquí de La Pinilla. Pero siempre que podemos intentamos esquivar este tipo de instalaciones por el impacto paisajístico que provoca).

Desde Riaza, subimos por la carretera en dirección a Riofrío de Riaza, y sin entrar en él, seguiremos de frente hasta el puerto de la Quesera, que tiene un ensanche que sirve de pequeño aparcamiento. A la hora que llegamos nosotros (7’15 horas), estaba vacío. Casi toda la ruta irá por la línea divisoria de las dos provincias, Segovia y Guadalajara, unas veces entraremos en tierras caracenses y otras estaremos del lado segoviano. 

 

 

Desde el aparcamiento, la senda es muy evidente, y desde un primer momento “pica” para arriba de forma exigente.

 

 

 

Al finalizar este trecho la subida se suaviza, pero pronto volvemos a ascender de forma exigente hasta el collado de Prado Llano.

 

 

 

El camino discurre por senda bastante ancha, parecida a un cortafuegos que limita las dos provincias, y que en un contínuo sube y baja nos lleva hasta el Calmorro de San Benito. Y desde aquí en pronunciada bajada, hasta el Collado de San Benito. (Aquí sale una pista a nuestra izquierda que nos llevará a la vuelta hasta la Quesera)

 

Una vez en el collado de San Benito, se nos presenta otra subida exigente que nos llevará hasta el Cerro del Aventadero, ya a 2000 metros.

 

El sendero se pierde y aparecen los hitos en las formaciones pétreas. Hay buenas vistas desde aquí, de la estación invernal de La Pinilla.

 

 

Y seguiremos ascendiendo hasta el Alto de las Mesas, desde donde podremos divisar la cima, sobretodo por la edificación abandonada que le acompaña.

 

 

La verdad que esta construcción supone un atentado paisajístico. ¿No se podría retirar estos escombros?

 

Después de un último repecho, llegamos a nuestro objetivo de la mañana, el Pico del Lobo (2274 metros).

 

Las fotos de rigor y…. ¡nos encontramos con un problema!…

 

No tenemos más manos ni dedos para marcar nuestro ¡36 pico!…

¡¡¡Resuelto!!! La bota hace por 20, el puño por 10, y los dedos por las unidades. Exacto, 36!!!

 

Una vez terminado con las fotos, descansar y reponer fuerzas, volvimos por el mismo camino hasta el collado de San Benito.

Vista de la estación de esquí de La Pinilla.

 

 

Un breve descanso en los pastos de San Benito, y seguimos bajando, pero esta vez por la pista que bordea la Loma de las Caseruelas, algo más largo pero con menos pendiente.

 

De nuevo en el coche, salimos pitando hacia Navacerrada, el Peñalara nos espera!!!!

 

La ruta en el Google Earth:

 

El perfil de la ruta:

 

Para descargar el track de la ruta directamente de Wikiloc: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3098506

Para descargarse más información sobre el vértice geodésico: ftp://ftp.geodesia.ign.es/Red_Geodesica/Hoja0432/043211.pdf