Este es el resumen de la ruta de subida al Penyagolosa (Vistabella del Maestrazgo – Castellón):

 Penyagolosaruta111

Ruta: Subida al Penyagolosa (Macizo de Penyagolosa – Sistema Ibérico).

Ubicación: Ermita de Sant Joan de Penyagolosa (Vistabella del Maestrazgo – Castellón).

Fecha: 05/02/2012.

Alt. máx.: 1809 metros.

Alt. mín.:  1256 metros.

Desnivel positivo: 486 metros.

Porcentaje medio positivo: 10,05 %

Porcentaje positivo máximo: 29,82 %

Desnivel negativo: 476 metros.

Porcentaje medio negativo: 9,94 %

Porcentaje negativo máximo: 31,42 %

Distancia: 10,72 km.

Tiempo: 3 horas 44 minutos.

Dificultad: Difícil (por las condiciones de nieve y hielo, y no llevar crampones).

Penyagolosa perfil

Os dejo una descripción de la ruta:

Tras bajar de Valdelinares (un poco con el rabo entre las piernas), buscamos nuestro siguiente objetivo en Castellón de La Plana, el Penyagolosa.

 

DSC09227
Es una cumbre que nos hacía mucha ilusión conocer debido principalmente a lo que habíamos leído de su cara sur, una estrecha y empinada ascensión de más de trescientos metros, que hay que hacer medio trepando y medio escalando y que habíamos visto previamente en distintas páginas por la experiencia de otros. Sabíamos que sería imposible subir por esa zona ya que no es recomendable y peligroso si está mojado, así que nevado mucho menos
El recorrido en coche se hizo bastante corto debido a que por teléfono nos informaron de que había una carretera que no sale en ningún mapa, ni en la vía Michelin, y que nosotros apodamos la carretera fantasma y que sale poco antes de llegar a Puertomingalvo. Esta carretera separa el territorio de Teruel con el de Castellón por un túnel, sin tener que rodear toda la Sierra de la Batalla que hubiese sido más de 150 km de carreteras secundarias.
Antes de llegar ya vemos el Penyagolosa en todo su esplendor ya que destaca entre el entorno que le rodea por su forma tan peculiar al tener cortada toda la parte sur y aparecer como una montaña cortada por la mitad.
Vistabella del Maestrazgo es un pueblo pequeño de montaña con calles empinadas, y muy pintoresco tanto desde fuera como cuando recorres sus calles con una iglesia con categoría de catedral aunque por dentro parece que está más bien desmantelada.
Cuando bajamos del coche lo primero que comprobamos es que nos habíamos traído con nosotros el vendaval de viento del Valdelinares, haciendo muy desagradable estar por la calle, pronto contactamos con Teresa (la propietaria de varios apartamentos: http://www.penyagolosa.es/) y nos acomodamos en una pequeña casa rural también muy recomendable, tanto por la casita como por el trato amable y servicial de la casera.
Tal y como se presentaba la noche, ya casi estábamos descartando la subida al Penyagolosa, teniendo en cuenta que hay que llegar a la ermita de Sant Joan de Penyagolosa a 8 km y que habíamos visto un video de esa carretera en internet nevada y con coches en las cunetas por culpa de los deslizamientos. Decidimos no pensar en ello y salir a tomar algo a algún bar del pueblo, pero cual fue nuestra sorpresa y es que apenas se podía andar por el fuerte viento y frío que hacía, y por supuesto los bares cerrados y ni un alma por las calles. En fin para casita a ver el fútbol y descansar.
La mañana siguiente nos sorprende un “fabuloso” día nuboso, pero sin viento y con menos frío, que casi se nos antojaba primaveral. Salimos por la carretera de la ermita de Sant Joan que no tenía ni una gota de nieve, salvo algo de hielo en algunas partes de umbría que van aumentando conforme nos acercamos a nuestro destino.

Una vez llegados conocimos a Antonio, un hombre que vive por allí que hace tareas de mantenimiento y gana algún dinerillo como guía para quien quiera subir a la montaña, nos informa que el tiempo ha mejorado porque se prevé lluvia o lo más seguro, nieve, por lo que la subida puede no ser recomendable. Nos habla de unos saltos de agua y otros puntos de la sierra más cercanos como alternativa a la ascensión; nos dice que habían tenido esa semana dos problemas en la subida al Penyagolosa: la de cuatro chavales que se habían perdido en un barranco el jueves, y el viernes bajó a un montañero con un esguince de tobillo que tuvo que esperar a que llegase el SAMUR, y todo ello a -12º C.

 05022012-Penyagolosa-Castellón 05022012-Penyagolosa-Castellón-3 DSC09236
La ermita está ubicada en una zona amplia con aparcamientos y que suele ser el punto de partida de muchas rutas por la zona, vemos que hay algunos coches de otros que ya han empezado a subir y que detrás nuestra van llegando algunos para visitar la zona, casi todos valencianos en pequeños grupos, con los que hablamos y habían venido expresamente por la nieve y las condiciones, por lo que dejamos de preocuparnos un poco y comenzamos la subida.
05022012-Penyagolosa-Castellón-4 05022012-Penyagolosa-Castellón-5 05022012-Penyagolosa-Castellón-6 05022012-Penyagolosa-Castellón-7 05022012-Penyagolosa-Castellón-8 DSC09237 DSC09238 DSC09239 DSC09240
Por supuesto y tal como estaban las cosas cogemos la ruta de la pista que asciende desde la ermita y dejamos otras opciones, ésta nos llevaría hasta una explanada ancha donde en condiciones normales puede llegar en coche y desde ahí subir andando, el suelo es firme y ancho pero con nieve y en muchos tramos con hielo, la ruta está marcada fundamentalmente por pinos y matorral mediterráneo.

A medio camino nos cruzamos con un coche de algún personal técnico de la montaña ya que por dentro estaba lleno de pantallas e indicadores. Nos dijo que aún nos quedaba mucho y que se avecinaba una tormenta de nieve por lo que debíamos tener cuidado, preguntamos qué temperatura teníamos y nos informa que ese día, que nosotros considerábamos primaveral, estaba solo a 2ºC.

Continuamos subiendo por la pista hasta llegar a la plataforma donde empieza a caer algunos pequeños copos y desde donde podemos tener una visión más clara de la cima. En este punto nos encontramos con dos montañeros que bajan a buen ritmo y nos dicen que en una media hora podremos llegar y que hay tres personas por delante de nosotros, lo cual nos tranquiliza.
05022012-Penyagolosa-Castellón-10 05022012-Penyagolosa-Castellón-11 05022012-Penyagolosa-Castellón-12 05022012-Penyagolosa-Castellón-13 DSC09241 DSC09242 DSC09243
A partir de este punto el camino se estrecha y está completamente nevado y con hielo, con lo que nos despistamos en alguna ocasión y buscamos las huellas de los que habían pasado antes, en este tramo nos adelantan alguno que otro en solitario bien pertrechado con crampones o con raquetas.

La nieve empieza a caer ya de manera más copiosa que incluso hubo un momento de duda para proseguir cuando la verdad es que estábamos cerca de la cumbre.

 05022012-Penyagolosa-Castellón-14 05022012-Penyagolosa-Castellón-15 05022012-Penyagolosa-Castellón-16 05022012-Penyagolosa-Castellón-17 05022012-Penyagolosa-Castellón-18 05022012-Penyagolosa-Castellón-19 05022012-Penyagolosa-Castellón-20 05022012-Penyagolosa-Castellón-21 05022012-Penyagolosa-Castellón-22 05022012-Penyagolosa-Castellón-23 05022012-Penyagolosa-Castellón-23a 05022012-Penyagolosa-Castellón-24 05022012-Penyagolosa-Castellón-25 05022012-Penyagolosa-Castellón-26 05022012-Penyagolosa-Castellón-27 DSC09244 DSC09246 DSC09247
Al llegar hay dos personas una de ellas Toni que nos echó las fotos y con quien coincidimos en la bajada. La cima es impresionante, principalmente por el cortado de su cara sur.

En realidad son dos picos más cercanos de lo que yo imaginaba. Tanto la zona del vértice como la contraria tienen varias antenas que afean el sitio, y aunque la visibilidad no es tan mala como pensábamos, tampoco se puede disfrutar del horizonte. Entre los dos picos está la zona donde termina la subida por la canal sur, completamente nevada por lo que no nos acercamos demasiado al borde, pero que nos deja el regusto de ser un reto por el que tenemos que volver a repetir nuestra visita al Penyagolosa.

 05022012-Penyagolosa-Castellón-28 05022012-Penyagolosa-Castellón-29 05022012-Penyagolosa-Castellón-31 05022012-Penyagolosa-Castellón-33 05022012-Penyagolosa-Castellón-34 DSC09248 DSC09251 DSC09252
05022012-Penyagolosa-Castellón-32a
Nuestro 23 de 50, el Penyagolosa (Castellón)
No nos demoramos demasiado ya que la nevada y en la cima estamos a -7ºC, por lo que comenzamos a bajar

Es cuando nos damos cuenta de la verdadera dificultad del hielo, y de porqué habíamos visto previamente algún que otro resbalón de otros que habían bajado antes, y es que sólo con poner el pie en el hielo el cuerpo inmediatamente se encontraba a ras de suelo y con el culo resentido, por lo que intentábamos pisar solo la nieve. En esta zona nos encontramos a varios pequeños grupos que estaban ascendiendo en ese momento, alguno de ellos con mujeres de cierta edad pero bien pertrechadas con sus crampones y disfrutando del día. Es curioso pero siendo este el pico con peores condiciones climatológicas que hemos subido, ha sido con diferencia en el que con más gente nos hemos tropezado en el camino.

En la bajada y cuando llegamos a la plataforma nos volvemos a encontrar con Toni y le preguntamos que por dónde queda el barranco de la Pegunta (no pregunta) y nos dice que él piensa bajar por allí, con lo que terminamos la ruta juntos.
05022012-Penyagolosa-Castellón-38 05022012-Penyagolosa-Castellón-39 05022012-Penyagolosa-Castellón-40 05022012-Penyagolosa-Castellón-41 05022012-Penyagolosa-Castellón-42 05022012-Penyagolosa-Castellón-43 05022012-Penyagolosa-Castellón-44 DSC09256 DSC09257 DSC09258 DSC09259 DSC09260

Nos alegramos de la decisión ya que es un camino que atraviesa la montaña por un precioso bosque mayoritariamente de pinos, pero del que tampoco te puedes fiar ya que el suelo sigue congelado y en cualquier despiste aterrizas sin remedio.

En todo este tiempo no ha dejado de nevar y al llegar a la ermita vemos para nuestro placer y nuestro horror como todo el paisaje y las condiciones de la carretera habían cambiado, todo blanco cubierto por nieve y algún coche va llegando con cadenas.
 DSC09261 DSC09262

Es en ese momento cuando nos asaltan de nuevo nuestros temores de “patinaje sobre Peugeot” y emprendemos el regreso, para lo cual habíamos hablado con Toni para que no se alejase mucho con su coche por delante nuestra.

 

Enlace directo en Youtube:  http://youtu.be/_O8B6k1341g

Al llegar a Vistabella, nos separamos de nuestro compañero que mientras él no tenía que entrar en el pueblo ya que iba para Valencia, nosotros debíamos atravesarlo entero para tirar para Tarragona. Ese pueblo pintoresco de calles inclinadas de pronto se convierte para nosotros en una pista de eslalon gigante con subidas y bajadas del que pudimos salir no sin dificultad y con algún deslizamiento que mejor no detallar. Una vez en carretera firme continuamos nuestro viaje hacia Tarragona para enfrentarnos a nuestro último objetivo, el Caro.
Y para todo aquel que quiera el track para el gps, puede descargarlo de AQUÍ (En “Archivo”, y luego “Descargar”)

También podéis ver una reseña del vértice geodésico del Penyagolosa por el IGN AQUÍ.


Enlace directo a Wikiloc, AQUÍ