El puente de agosto, acompañados de nuestro amigo Fran, decidimos escaparnos hacia el este español y subir algunos picos. El domingo 14 subimos a la Atalaya, el pico más alto de la provincia de Albacete.
Y este es el resumen de la ruta:
Ruta: La Atalaya y las Cabras.
Ubicación: Desde Cañada de la Cruz hasta el cortijo de la Carrasca.
Fecha: 14/08/2011.
Alt. máx.: 2087 metros.
Alt. mín.: 1483 metros.
Desnivel: 604 metros.
Distancia: 6 km 600 metros (ida y vuelta).
Tiempo: 2 horas 50 minutos (ida y vuelta).
Dificultad: Media (largo descenso pedregoso).
 Os dejo la descripción de Carlos (A partir de ahora intentaremos publicar nuestras descripciones):

Iniciamos nuestra aventura desde la localidad granadina de Don Fabrique, donde pasamos la noche en el Albergue Municipal, regentado por un matrimonio joven muy simpático que también lleva el bar de la piscina. Coincidimos con las fiestas del pueblo siendo el ambiente  de jolgorio y feria, por lo que el albergue estaba lleno de jóvenes que no tenían mucha intención de dormir esa noche, ésto, junto con el calor de agosto, hizo que la noche fuese más bien corta y de poco descanso. A la mañana siguiente cuando intentamos desayunar nos encontramos el único bar abierto repleto de los últimos feriantes y feriantas que aún seguían con el vino y el jamón de la tierra.

1

Nos dirigimos hacia Cañada de la Cruz ya en la provincia de Albacete a unos 20 kilómetros, también en fiestas y preparando sus calles para soltar unos toros durante el día. Saliendo de este pueblecito por la carretera hacia Puerto Hondo, a menos de un kilómetro nos encontramos una bifurcación en una curva que sale a la derecha sin ningún tipo de señalización. Tomamos la dirección del camino asfaltado de la izquierda y después de unos 12 km de muchos pájaros y donde pudimos ver corriendo paralelo a nuestro coche un zorrillo, llegamos al Cortijo de La Carrasca; antes de entrar en él, a la derecha, sube un pequeño camino de unos quinientos metros que nos deja en una fuente fresca y que según nos comentaron posteriormente de agua potable pero que en un primer momento no nos atrevimos a probar y que cuando bajamos casi la secamos de la sed que traíamos.
1a
El camino junto a la fuente, empieza bien marcado en una leve pendiente hasta que nos encontramos a unos quinientos metros a mano izquierda un refugio para el ganado dentro de una roca y rodeado por un muro de piedras. En este punto más o menos empieza a ponerse algo más duro y mucho más inclinado, por un camino menos marcado aunque señalizado con hitos, el suelo es de piedra suelta y al regreso se puede hacer algo dificultoso este tramo. Durante esta primera subida vamos amparados del sol en bastantes trozos por pinares lo cual se agradece, pero eso no le quita lo penoso de la pendiente. Puede haber algún momento en que no veamos los hitos y nuestra tendencia pueda ser el coger pequeñas sendas a izquierda o derecha que son menos empinadas, pero no nos engañemos que la ruta es por la vaguada siempre subiendo y volveremos a encontrar las señalizaciones.
 
 
Cuando terminan los pinos, encontramos una zona de piedras mas grandes pero sin dificultad y es donde podemos empezar a admirar mejor el paisaje, más despejado, viendo la sierra de La Sagra en toda su amplitud. Continuamos por el camino señalizado pero ya vamos buscando la cresta o la cuerda de la montaña que vamos viendo a la derecha, subiendo en esa dirección, buscando otra pequeña mancha de pinos muy doblados por su tronco por la fuerte acción del viento. Llegados a este punto, recomendamos salirnos un poco del camino a mano izquierda unos 20 metros y estamos en un fabuloso cortado de la cara norte de la montaña con muy buenas vista, teniendo cuidado de no asomarnos demasiado, aunque hay terracitas desde donde apetece asomarse.
 
Continuamos la ascensión que aunque algo empinada y de rocas grandes, está bien señalizada y se puede subir aunque quizás pueda hacer falta ayudarse de las manos; no es nada peligroso ni dificultoso. Superado este pequeño desnivel de unos ocho o nueve metros nos vemos recompensados ya que nos encontramos inmediatamente con nuestro primer objetivo, el pico Calderón, desde donde ya podemos divisar tanto el pico de La Cabra como La Atalaya, ambos muy asequibles por una planicie empedrada.
 
Decidimos en primer lugar dirigirnos hacia el de la derecha, a La Atalaya, sin punto geodésico y que desde un tiempo a esta parte le disputa a La Cabra el título de ser la mayor cumbre de Albacete por unos tres metros.

Después de las fotos de rigor nos dirigimos hacia La Cabra desde donde iniciamos el regreso por el mismo sitio, aunque hay la opción de tirar por el barranco de la derecha, pero lo desestimamos por la pendiente y que aún nos quedaba por subir a Revolcadores en la misma mañana, por lo que no queríamos arriesgarnos ni perder mucho tiempo. Como ya dijimos, el final de la bajada se puede hacer algo duro o pesado por la inclinación y las piedras sueltas, pero con tranquilidad no es nada peligroso.  

 
El mapa de la subida es el siguiente:
 maparutaatalaya
El perfil de la subida es el siguiente (ida y vuelta):
 perfilatalaya

Y para todo aquel que quiera el track para el gps, puede descargarlo de AQUÍ.

También podéis ver una reseña del vértice geodésico de las Cabras por el IGN. AQUÍ.

Y para ver la ruta directamente en Wikiloc, AQUÍ